Chary y Francisca

 

Chary y Francisca
12 de agosto de 2007. Un domingo por la tarde cuatro jóvenes se juntaban en el metro Irarrázaval para ir a una fiesta Pokemona especial para menores de edad, aunque una de ellas ya no era menor según la ley. Tenía 18 años y su nombre era Francisca.

Francisca sin ningún interés en ir a la fiesta acompañó a su amiga -quien estaba interesada en una chica llamada Macarena-, ella también fue con su amiga la cual tampoco estaba interesada en ir. Chary que no le motivaba en lo absoluto ir a la fiesta, pero a veces el destino mete sus manos y el universo conspira para que todo pasará como debiese: Francisca trabajaba todos los días, incluso los domingos, y ese día justo le dieron permiso. Además, Macarena pudo convencer a Chary para que la acompañara a pesar de que no le agradaban mucho quienes iban.

Chary y Francisca

Francisca, Michelle, Macarena y Chary llegaron a Baleduc. Se percataron que no había mucha gente, pero ya estaban ahí -y como Michelle y Macarena tenían su mundo aparte- Francisca y Chary comenzaron una conversación a pesar de que no se agradaban mutuamente. Era eso o pasar toda la tarde sentadas mirando cómo sus amigas se besaban.

Generalmente una se pregunta ¿por qué las mujeres van de dos al baño? Bueno, la razón es simple: porque traman cosas o hablan de lo que está pasando en la fiesta. Esta no fue la excepción de Macarena y Chary, quienes en el baño se preguntan el por qué a Chary le desagrada tanto la Fran, de quien solo conocía el nombre en el Liceo. La verdad es que Chary se había dejado llevar por comentarios e historias sobre ella, sobre sus andanzas en el liceo, por lo que colocó una barrera antes de conocerla realmente y le dijo al mundo que le caía muy mal. En esa conversación Macarena hizo entender a Chary quién en verdad estaba colocando una pared.

Chary y Francisca

Pues bien, la gente también dice que “del amor al odio hay un paso”. Después de esa ida al baño todo cambio, Macarena -quien en ese momento se volvió un cupido-, con una sola frase le dejó en claro a Francisca que esa tarde podía pasar algo inesperado: –Baila con la Chary. Lo que pasa aquí queda aquí. – Francisca extrañada le responde – “¿Estás loca? ¡Si la mina me odia!”-. A lo que Macarena le responde – ¿está segura? –

Francisca miró de reojo a Chary y el flechazo fue absoluto, la barrera del odio desapareció, se echaron el miedo al bolsillo y se dio paso a un coqueteo, incluso a olvidar a sus parejas, que en ese momento ambas tenían.  Solo un mirarse a los ojos y comprender que había un gusto mucho más profundo e innegable que ambas intentaron en vano ignorar.

Chary y Francisca

El primer beso fue inevitable. En ese beso se guardaba el deseo de no querer separarse nunca más, de comenzar una historia juntas, aunque eso implicaba duras decisiones. Dejar a sus parejas, dejar a su amiga, pues Chary era amiga de la actual pareja de Fran.

Y así es como pasaron por todas las trabas que les pudo poner el destino, la sociedad, el colegio y sus familias. Porque, a pesar de que en el Liceo mandaron llamar a la mamá de Chary, dibujando una relación peligrosa y tóxica con una mujer, ex alumna y mayor de edad, siendo ella una niña de 15 años. A pesar de que su madre intentó por todos los medios terminar esta relación, llegando incluso a interponer una orden de alejamiento por abuso de menores, ellas resistieron tres años para poder al fin vivir solas, tranquilas, libres y más fuertes.

Y ahora han pasado 12 años, doce años en que sus familias finalmente las aceptan, en que han firmado el Acuerdo de Unión Civil, doce años de alegrías compartidas, donde el siguiente paso será ser madres. El cual esperan será en tres años más.

Duración: Doce años.
Relación: Estable.

Canción: Precious – [.que]