Francisca y Francisca

Francisca y Francisca

Ambas iban en el mismo instituto y estudiaban la misma carrera, pero una pared las separaba, una iba en la sección 01 mientras la otra iba en la sección 02. Durante el año del 2012 no se conocían para nada.

Ya durante el año 2013 Ximena estaba en la sala 105 y Francisca estaba en la sala 104; Ximena mientras esperaba la llegada del profesor para que la clase empezara vio pasar a Francisca, personaje risueño que con su sonrisa encanta a muchos; Ximena sintió algo en el corazón y de inmediato lo comentó con su mejor amiga del instituto.

Francisca y Francisca

Durante el año del 2013 y mediados de años del 2014 Francisca estaba de pareja, Ximena en algún momento se enteró de esto y le bajo una tristeza, perdió toda esperanza en ese momento. Pero ella no sabía que en el año 2014 en el segundo semestre de este iban a juntar secciones; en ese momento volvió el nerviosismo, ya que se había enterado que la relación de Francisca había terminado hace unas semanas; Fue así como ellas empezaron a ser compañeras de curso. La primera vez que Ximena intentó hablar con francisca solamente logró saludarla, estaba tan nerviosa que las palabras no le salían, el tiempo pasaba y cada vez se hacían más cercanas, Ximena ahora la saludaba, en clases, por WhatsApp y por Facebook, las conversaciones por chat en las noches eran amenas.

Sus vidas comenzaron a entrelazarse cada vez más mientras pasaban los meses. Se terminó el periodo académico y llegaron las vacaciones, Francisca dijo al Quisco tenemos que ir, las amigas hicieron caso con Ximena incluida; Ximena iba con una meta pedir que fuera su pareja, de un modo u otro.

Francisca y Francisca

Pasaban los días y la oportunidad no se presentaba, hasta que llegó una noche, donde Ximena y Francisca estaban solas en la playa, sentadas sobre unas rocas, escuchando las olas del mar. Ximena con valentía y con un nudo en el estómago le pregunto a Francisca si es que quería ser su pareja. Francisca respondió de una manera tan natural que a Ximena se le pasó el nerviosismo y solo quería abrazarla, porque al escuchar las palabras, Sí, quiero estar contigo. Se sintió la mujer más feliz.

Duración: 2 año 10 meses
Relación: Estable